CATÁLOGO

Napoleón Primer Cónsul – 1800

65,00

Figura para montar y pintar
Ref.: 5 – CT
Peso: 250 grs.
Material: Metal blanco
Nº de piezas: 18
Reseña histórica:

Tras el golpe de Estado de 1799 que hundió la república burguesa, Francia pasó a ser un consulado cuya figura principal era el general Napoleón Bonaparte. El Consulado fue un gobierno colegiado integrado por los tres cónsules y cuatro asambleas (Tribunado, Senado, Consejo de Estado y Cuerpo Legislativo). Pero, en realidad, de quien dependió toda la política fue de Napoleón; los otros dos cónsules se convirtieron en sus meros asesores. De ahí que, en este período, Francia volviera a una forma de despotismo ilustrado, aunque con una mayor presencia del estamento militar surgido de la Revolución.

Su sistema político se concretó en una nueva Constitución, la del año VIII (1800), que fue sancionada por el pueblo por más de tres millones de votos y promulgada el 15 de diciembre. La Constitución fue aceptada por el pueblo no sólo porque abría una era de orden y de paz sino, sobre todo, porque le gustaba al propio Napoleón, convertido, no ya en un primer cónsul, sino en la primera esperanza del país. Es cierto también que la votación se hizo a registro abierto, lo que ayudó a formar esa mayoría de votos.

El trabajo de los cónsules, pues, era complicado, pues había que tratar de satisfacer a mucha gente. Habría que andar con miramientos con los acaparadores, los propietarios, los jacobinos e incluso con los intelectuales, que ejercían una notable influencia moral en la opinión pública.

Dentro de su función legislativa, y con el fin de llevar a cabo una reconstrucción social que eliminara el desorden, uno de los trabajos más importantes realizado por el primer cónsul y el Consejo de Estado fue la redacción del Código Civil en 1800, completado en 1804 y rebautizado en 1807 como Código Napoleón. Fue el código de la nueva sociedad burguesa, que influyó en el desarrollo social de Francia y de Europa. Recogió la tradición jurídica romana y las innovaciones introducidas en el Derecho civil por la Revolución (libertad personal, de conciencia y profesional, igualdad ante la ley, laicismo del Estado, secularización de la vida pública, derecho de propiedad, etc.).

Napoleón mantuvo el orden interno y consolidó su autoridad mediante una policía política secreta y, sobre todo, a través de una fuerte política centralizadora y restrictiva, lo que provocó duras críticas por parte de la oposición. La Administración pública fue organizada más rígidamente que en la Francia del absolutismo. Los departamentos (provincias), creados por la Asamblea Constituyente, eran regidos por prefectos (gobernadores), subprefectos y síndicos que eran nombrados por el Primer Cónsul y sólo ante él tenían que responder directamente de sus actos. Los órganos administrativos de los municipios y provincias ejercían sólo funciones consultivas. La libertad de prensa fue garantizada, pero recortada. Los periódicos no podían ser instrumentos en manos de los enemigos de la República. Solamente se permitieron la venta de 13 en toda Francia.

En el terreno económico, Napoleón, aunque se mantuvo fiel a las doctrinas del liberalismo económico, como déspota ilustrado siguió una política proteccionista. Fomentó el desarrollo agrícola, se preocupó por el progreso industrial y la red viaria, y mejoró el comercio interior. Solucionó el caos financiero con una política de orden y economía de la Hacienda Pública y en los impuestos. Prohibió exenciones tributarias por razón de nacimiento, de posición social o de acuerdos especiales, lo que hizo posible que, por primera vez en diez años, el Gobierno recaudara realmente los impuestos que se fijaban. También se ordenaron los gastos, se crearon los cuerpos de funcionarios necesarios para el puntual cobro de los impuestos y se perfeccionaron los métodos de contabilidad. Y para organizar las finanzas, el Gobierno consular fundó el Banco de Francia en 1800, poco después se organizaron el Tribunal de Cuentas y el de Casación, y se estableció una nueva moneda saneada y el crédito público.

Napoleón tuvo éxito en su política religiosa: logró el Concordato de 1801 con la Santa Sede, con el cual se ponían fin a las persecuciones religiosas desencadenadas por la revolución, se intentaba integrar a los católicos en la Nueva Francia, se lograba cierto control sobre los nombramientos de la jerarquía católica y se mejoraba la imagen de la nación en Europa. En ese mismo año, su victoria militar en Marengo supuso la paz con el Imperio Austríaco y el dominio francés sobre la mayor parte de Italia. Con el Reino Unido, el Primer Cónsul firmó la paz de Amiens -marzo de 1802-, mediante la cual Francia devolvía Egipto a Turquía y conservaba sus conquistas continentales, lo que la convertía en la potencia terrestre de Europa.

La figura muestra el uniforme, con el que en cuadros posteriores artistas como Ingres o Antoine-Jean Gros, representan a Napoleón como Primer Cónsul. Monta un espléndido caballo árabe.

Categoría:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Napoleón Primer Cónsul – 1800”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *